Fenicios y Púnicos en Ibiza, historia de una investigación

Del nacimiento de la investigación en la fundación del museo

La investigación arqueológica en la isla de Ibiza es sin duda una de las pioneras en España. Efectivamente, la Sociedad Arqueológica Ebusitana  (S.A.E.) fue fundada en 1904 por un grupo de personas destacadas de la ciudad, influenciadas sin duda por la existencia de sociedades similares que se iban creando por todo el país, al igual que en otros lugares de Europa. En este caso podemos pensar además en la posible repercusión que tendrían las excavaciones francesas de Cartago, con sus espectaculares hallazgos, en quienes tenían frente a su ciudad una gran necrópolis urbana sin explorar, el Puig des Molins.

La S.A.E. fue presidida por un ilustre erudito, Juan Román y Calvet (1849-1910) y entre sus miembros más activos contaba con su joven hijo, Carlos Román Ferrer (1887-1939) y sobre todo con Arturo Pérez Cabrero (1870-1916), secretario del Ayuntamiento y autor de las primeras publicaciones sobre arqueología de la isla. Rápidamente se organizaron las excavaciones en el Puig des Molins pero también en tres importantes santuarios (Illa Plana, Puig d’en Valls y Es Culleram), sin olvidar algunas pequeñas necrópolis rurales de la zona de Sant Antoni, en el NO. El objetivo de estas labores era reunir una importante colección de objetos, lo más completa posible, y exponerla al público. La S.A.E. tuvo tal éxito que se vio rápidamente desbordada y decidió ofrecer su colección al Estado a condición de que se creara un museo. Así fue y el Museo Arqueológico de Ibiza (hoy Museu Arqueològic d’Eivissa i Formentera) nació en 1907.

De 1907 hasta nuestros días, una pequeña historia de la investigación arqueológica

No es lugar éste para revisar toda la historia de la investigación, sobre la cual existen además notables estudios (en particular Tarradell-Font, 1975; Fernández, 1992). Lo importante es recordar que la arqueología ibicenca fue durante mucho tiempo una arqueología funeraria, cuyo eje central eran sus ricas necrópolis. Tras unos años de intensa actividad, Román Ferrer hace su última campaña de excavaciones en 1929. La Guerra Civil y la dura posguerra fueron momentos difíciles, prácticamente sin actividad. José María Mañá de Angulo (1912-1964) reiniciará tímidamente las excavaciones en el Puig des Molins en 1946, sí como en Illa Plana en 1953, esta vez ayudado por la arqueóloga francesa Miriam Astruc. Los años 60 ven sucederse a varios directores efímeros, entre los cuáles María José Almagro Gorbea, a quien debemos uno de los estudios más completo de las terracotas ebusitanas. Finalmente Jorge H. Fernández Gómez, formado en Barcelona y discípulo de Miquel Tarradell Mateu (1920-1995) es nombrado en 1974 director del Museo. Ganada la oposición en 1976, ocupará el puesto hasta su reciente jubilación en 2015. Se abre entonces una nueva etapa en la que cambiarán muchas cosas.

En efecto al mismo tiempo que se emprendía una profunda reorganización del museo, tanto en las salas como en los almacenes, tuvo que hacerse frente a un peligro para el Patrimonio casi desconocido en la isla hasta entonces: el crecimiento urbanístico. La ciudad inició una expansión hacia el norte y el oeste que resultará imparable (de hecho sigue en la actualidad) y que amenazará en particular el llamado luego barrio de las alfarerías pero también al mismísimo Puig des Molins. Con pocos medios y un reducido apoyo legal, ya que la ley española del Patrimonio  Histórico y Artístico no será aprobada hasta 1985, el museo primero y luego las instituciones locales hicieron todo lo posible para poner en marcha una especie de servicio arqueológico de urgencias. A pesar de las dificultades se pudo excavar y documentar, por lo que se refiere al periodo púnico,  el barrio artesanal así como algunas instalaciones agrícolas periurbanas.

Al mismo tiempo , en tanto que centro de investigación, el museo abrió o apoyó numerosas líneas de trabajo. Primero fue la Prehistoria, prácticamente desconocida en las Pitiusas. La excavación del sepulcro megalítico de Ca Na Costa y del poblado del Cap de Barbaria, ambos en Formentera, permitieron fechar en 2200-2100 a.J.C. el poblamiento inicial de las islas. Del mismo modo el descubrimiento de la factoría fenicia de Sa Caleta y del sector arcaico de la necrópolis del Puig des Molins confirmó que gentes fenicias procedentes de Andalucía se habían establecido en Ibiza hacia el 650 a.J.C., tal como Diodoro de Sicilia había escrito (incluso si pensaba que habían venido de Cartago, Diodoro V 16).

Las investigaciones sobre el mundo rural de Ibiza y Formentera

Otro notable campo de investigación se abrió también a principios de los 80: el del mundo rural, pero esta vez no desde su faceta funeraria, sino el del espacio habitado. La excavación de la granja púnica (y romana) de Can Sorà empezó en 1981, seguida por la de Can Corda en 1986. Se trata por fin de una investigación sistemática destinada a conocer mejor ese mundo rural que había producido la riqueza de la isla. Una tercera excavación, ésta de urgencia, la de Can Fita, sirvió en 1989 para aumentar nuestro conocimiento de este tipo de instalaciones agrícolas.

Pero una idea se impuso rápidamente: al igual que en el mundo griego, la prospección sistemática del territorio debería dar excelentes resultados. Ya existía una Carta Arqueológica, organizada por el Govern Balear entre 1988 y 1991. Pero se trata más bien de un listado de yacimientos conocidos para organizar su protección. Se organizaron pues proyectos más concretos y tras una breve prospección en el suroeste de la isla (Es Cubells-Cala d’Hort) en 1992, se llevaron a cabo prospecciones sistemáticas en el  noreste entre 2000 y 2003, con muy buenos resultados.

Finalmente podemos decir que estos últimos años han venido marcados por una cierta desaceleración de la investigación regular. Ciertamente se han realizado muchas excavaciones de urgencia, en la ciudad y particularmente alrededor de ella debido a la construcción de una discutida autopista de circunvalación, pero la mayoría de ellas permanecen inéditas o sólo se conocen breves informes preliminares. Esperemos que la investigación vuelva a tener pronto la misma intensidad que hace unos años.

FERNÁNDEZ, J.H. 1992 : Excavaciones en la necrópolis del Puig des Molins (Eivissa). Las campañas de D. Carlos Román Ferrer : 1921-1929, Trabajos de Museo Arqueológico de Ibiza, nº 28-29 (3 vol.), Ibiza.

TARRADELL, M. – FONT, M. 1975 : Eivissa cartaginesa, Curial, Barcelona.

Carlos Gómez Bellard

Universitat de València, Departament de Prehistòria i Arqueologia, Avda. Blasco Ibáñez, 28, 46010 Valencia, Espagne

 


Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.