Entre la tierra y el mar, una pequeña historia de la presencia fenicia en el Mediterráneo

Tucídides, la fuente de un cliché

Cuando evoca los preparativos para su expedición a Sicilia en 415 a. C, Tucídides, en el libro VI de su Historia de la Guerra del Peloponeso, menciona la población de la isla y la presencia fenicia. Es completamente natural que los sitúe sobre los promontorios y los islotes (VI, 1, 3), propensos a practicar el comercio con los sicilianos y listos para evacuar sus posiciones, cuando un gran número de griegos desembarcan en esta parte de Sicilia para refugiarse en el sector occidental.

Este texto, que es muy conocido, deja interpretar de una manera el cliché de la relación que los fenicios tuvieron con el territorio: una implantación marítima, ligera e incluso provisional, móvil y orientada al comercio. El objetivo aquí no es de cuestionar el hecho de que muchos establecimientos fenicios y púnicos en el Mediterráneo correspondieran a este “modelo”, sino de llamar la atención al hecho de que no se trataba de un modelo único.

En el fondo, como sugiere el texto de Tucídides, esta visión de las cosas tiene mucho que ver con la visión griega y la intención que recorre en los testimonios griegos, y después romanos: aquello de legitimar su presencia hegemónica en el Mediterráneo y reducir la frecuentación de los fenicios a un fenómeno intermitente o, en cualquier caso, hacerla menos poderosa y menos durable.

El paisaje fenicio de los Modernos

Durante mucho tiempo, sin embargo, empezando por Ernest Renan en su obra Mission de Phénicie (1864-1867), esta visión “talasocéntrica” de los fenicios ha dominado la escena científica. Poco tiempo después, Renan, Perrot y Chipiez, en su celebre Histoire de l’art dans l’Antiquité, escriben sobre el tomo III dedicado a Chipre y a Fenicia (1885) que trata de «cómo esos marinos y esos negocios se hicieron necesarios para la población media salvaje de Europa» (p. 885).

S. Moscati (1922-1997), que dio a los estudios fénicos un impulso decisivo tanto en Italia como a nivel internacional en el último tercio del siglo XX, insistió mucho sobre la “maritimidad” de los fenicios y sobre sus proyecciones en el Mediterráneo. Es una civilización diáspora, abierta a los intercambios comerciales y culturales que sus labores describen. Una perspectiva tal tuvo el mérito de movilizar ampliamente a los especialistas de numerosos sectores geo-culturales alrededor del fenómeno fenicio.

Sin recaer en la “feniciomanía” del siglo XIX y del principio del siglo XX, y sin sustituir el “milagro griego” por un “milagro fenicio”, una multitud de trabajos han hecho hincapié en la capacidad de adaptación de los fenicios que se basa en varios sustratos y paisajes. Sin tener en cuenta el acercamiento estimado por V. Bérard (1864-1931), que reconoció a Homero como el heredero de la ciencia náutica fenica y que quiso reconocer en el periplo de Ulises tantas escalas sobre la ruta de los Fenicios, es verdad que hemos hecho que aparezca la noción del paisaje fenicio.

Partiendo del texto de Tucídides que hemos mencionado antes, hemos estimado que existía una tipología de implantación fenicia caracterizada por tres elementos principales: el mar, la montaña y la exigüidad de los territorios urbanos. Marcados por su lugar de origen, Fenicia, y con sus construcciones urbanas atrancados entre el mar y la montaña, los fenicios tenían desde Chipre hasta el estrecho de Gibraltar los lugares de implantación privilegiados análogos a su paisaje de origen. También habían fundado pequeñas construcciones enganchadas al lado de las montañas o las colinas, que facilitaban el acceso al mar; en pocas palabras, habrían vivido en un tipo de hueco entre la tierra firme y el mar, propicio a sus actividades comerciales.

Hoy en día: el cambio del paisaje por los fenicios

Aparte del hecho de que las excavaciones hechas en Cartago o Kition, Cádiz o Útica permitan ver las realidades arqueológicas de otra amplitud, desde hace unos años los historiadores han entablado una reflexión más exhaustiva y escéptica sobre la relación entre los Fenicios y su territorio, a la vez en la metrópolis y en el espacio mediterráneo.

La obra colectiva editada en 2008 por P. Van Dommelen y C. Gómez Bellardcon el títuloRural Landscapes of the Punic World marca una etapa importante en la concienciación de un anclaje rural de los fenicios y los púnicos. Permite complicar la noción de paisaje fenicio y diversificar la aprehensión de las actividades desarrolladas por los fenicios y los púnicos en un espacio dado. El comercio seguro, pero la agricultura también, la explotación de materias primas… Así vemos aparecer nuevas y apasionantes preguntas:

  • ¿Qué régimen de propiedad territorial de la tierra? ¿Qué hábitat rural?
  • ¿Qué utilización de las tierras?
  • ¿Qué infraestructura vial? ¿Qué circuitos de distribución?
  • ¿Qué rol tenían los puertos?

La noción del “paisaje fenicio” con su trilogía, que era un poco esquemática, ha sido revisitada de forma profunda.

Asimismo, la publicación en 2000 de The Corrupting Sea. A Study of Mediterranean History, por P. Horden y N. Purcell (una obra que ha ejercido y que sigue ejerciendo una fuerte influencia sobre los históricos del antiguo Mediterráneo), ha suscitado varios debates ricos sobre la manera en la que los grupos humanos interactúan con el medio ambiente a múltiples escalas. De esta manera las relaciones mar-mar, mar-tierra y viceversa están revisitadas en función de la conectividad, en el seno de micro-regiones o de micro-ecologías en el seno de los cuales los grupos humanos trabajan por limitar los riesgos y garantizar la supervivencia, o el bienestar. La relación con los territorios se presenta como algo fundamental y está dictado por unas estrategias complejas y fluidas, diversas y siempre en un proceso de evolución.

En todas estas fases de la historia de la investigación sobre la presencia fenicia y púnica en el Mediterráneo, la península Ibérica ha desempeñado un papel importante, particularmente a partir de los años 80, en los que las excavaciones se multiplicaron: Málaga, Almuñécar, Cádiz, Ibiza, Alicante, Cartagena, Huelva, … han proporcionado una abundancia de información impresionante y los estudios fenicios y púnicos, sobre todo en el campo arqueológico, se ven implantados vigorosamente en el mundo académico hispanófono.

Recientemente, la integración en los equipos de excavación de especialistas de paleoambientes o las redes territoriales ha permitido que se brinde un acercamiento global de las dinámicas relacionadas con la implantación de los fenicios. Sin perder de vista el comercio, hoy en día nos interesa el impacto medioambiental de su implantación, las modalidades de explotación de los recursos naturales, las interacciones con los pueblos indígenas en diversas esferas (el arte, la religión, los modelos políticos, la escritura…). Éste es el porqué: entre territorios costeros y territorios insulares, la península ibérica se impone como uno de los terrenos más estimulantes y prometedores para el estudio dinámico de los “paisajes fenicios”, tal y como los aprehendemos hoy en día.

El proyecto PPI se inscribe desde este ambiente científico y pretende aportar una contribución significativa al estudio y la valorización del patrimonio arqueológico de las islas de Ibiza y Formentera, en el contexto general de las formas de conectividad promocionadas por los fenicios y los púnicos en el Mediterráneo.

Corinne Bonnet

Université de Toulouse, UTJJ, PLH-ERASME, 5 Allées Antonio Machado. 31000 Toulouse, France



Citer ce billet
Élodie Guillon (2016, 8 mai). Entre la tierra y el mar, una pequeña historia de la presencia fenicia en el Mediterráneo. Phéniciens et Puniques à Ibiza. Consulté le 28 mai 2024, à l’adresse https://doi.org/10.58079/szy1

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.